sábado 18 de mayo de 2024 - Edición Nº1991

Actualidad | 24 abr 2024

Política

¡23A! Sospecha confirmada: de un legítimo reclamo a la aparición de Massa, Lousteau, Kicillof, Galmarini y Moyano… Los quiosqueros de la política y sus punteros universitarios

En la jornada de ayer, miles de personas se congregaron en los alrededores del Congreso y de Plaza de Mayo en reclamo del recorte presupuestario a las universidades realizado por el Gobierno de Javier Milei y en apoyo a las universidades públicas.


Más de 600.000 personas y al grito de “la UBA no se vende” marcharon desde la Plaza Houssay (allí se encuentran las facultades de Medicina, Odontología, Economía y Farmacia y Bioquímica de la UBA) hasta la Plaza de los Dos Congresos; y de ahí hasta Plaza de Mayo para hacer efectivo el reclamo en contra del recorte presupuestario por el que están atravesando las universidades públicas.

Cerca de las 18 y con la titular de Madres de Plaza de Mayo, Taty Almeida y el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, como oradores, comenzó el acto central en el que, además de precisar que estaban allí para “repudiar la decisión del presidente Javier Milei”, fue Pérez Esquivel el que expresó: “Defendemos la universidad pública, libre y gratuita que es una gran conquista de nuestro pueblo, a la que no vamos a renunciar”.

Como muchos de ellos lo habían avisado en la previa, fueron varios los políticos que se acercaron a la marcha como Sergio Massa y su mujer, Malena Galmarini; el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof; el presidente de la UCR, Martín Lousteau; el líder de la CGT, Pablo Moyano; el ex jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta; la propia Cristina Fernández de Kirchner estuvo presente desde el balcón del Instituto Patria, entre otros.

El director de Expreso News, Sergio Solon, se tomó unos minutos para reflexionar sobre la marcha y el pedido: “Nadie duda de que todo esto se inició por un legítimo reclamo. Dada la alta inflación de los últimos tiempos, está bueno defender a la educación pública para que no se desfinancie, pero una cosa es presionar a un Gobierno para que no haga un ajuste o envíe el dinero con una reposición de las partidas para poder soportar la inflación, pero hay otra cosa que a mí me hace pensar y me hace dudar… Cuando lo veo a Sergio Massa, a Malena Galmarini, a Kicillof, a Moyano, a Lousteau, es decir, a los famosos 'quiosqueros de la política', me parece que la marcha termina manchada, tergiversada y sin escalas pasa de ser un legítimo reclamo, a pensar que había una organización política de la oposición para ir en contra de Javier Milei con sus respectivos punteros universitarios. Hagamos el ejercicio y un poco de revisionismo: el presupuesto universitario está congelado desde el 2022 y pasó parte de ese año más el 2023 con el Gobierno de Alberto Fernández, de Cristina Fernández de Kirchner y de Sergio Massa, como ministro de Economía de la Nación, y nadie dijo nada y no vi movilizarse a nadie. Otro tema más; en agosto de 2022, Sergio Massa recortó el presupuesto educativo de las universidades públicas en $70.000 millones, que no son los $70.000 millones de hoy porque en agosto de 2022 significaba muchísimo más dinero que hoy por hoy y nadie dijo ni hizo nada. No hubo ni sindicato, ni gremio de ninguna índole que organizara una marcha multitudinaria y pasó todo el 2023, que fue un año bisagra porque fue electoralista. Como si esto fuese poco, con la gestión anterior y con Sergio Massa de ministro, no enviaron el presupuesto en los últimos tres meses del año pasado y este Gobierno, que ahora envió un dinero y lo hizo hasta con un aumento del 70%, se hizo cargo de la deuda que tenía el Gobierno anterior y de la gestión de Massa como ministro. Es más, me cuentan colegas, que le hicieron un reportaje (en plena marcha) a la mismísima Galmarini, donde negaba abiertamente y sistemáticamente, con un cinismo feroz, que su marido había realizado recortes a la educación. Entonces, yo creo que gran parte de los estudiantes fueron usados. Obviamente que hay que defender a la educación pública porque en un país deben existir las dos formas de educación (la pública y la privada) y hay que defender a ambas y después, cada uno en relación a lo que puede o quiere, estudia en lo privado o en lo estatal. Ahora, cuando vos ves la presencia de estos personajes entremezclados con esos estudiantes que iban a defender algo totalmente legítimo, es ahí donde yo creo que hubo una feroz utilización de mucha gente que tiene un grado de ingenuidad de cómo funciona la política. La presencia de los grandes 'quiosqueros de la política' como Massa, Galmarini, Lousteau, Moyano y Kicillof a mí, la verdad, me hace mucho ruido. Moraleja: se repite la ecuación. La CGT no le hizo ningún paro al Gobierno anterior, pero sí se lo hizo a Javier Milei. Con esto pasa lo mismo, lo dejo a tu criterio...”. Y concluyó: "Todo esto comenzó, es decir, la utilización y que participaran los políticos más conocidos que tanto daño le han hecho a la Argentina y sus vínculos con los directivos de las universidades públicas, cuando Milei tocó el tema de supervisar cómo se maneja la plata. Ahí se dio nacimiento a la idea de llevar adelante una gran marcha. La palabra mágica es AUDITORÍA. Si Milei no hubiese pensado en una auditoría externa y todo esto quedaba en un reclamo por inflación, la marcha no existía. Se abortaba".

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias