jueves 22 de febrero de 2024 - Edición Nº1905

Actualidad | 24 nov 2023

Economía

¡Balance de un endeudamiento récord!

Sólo con la deuda del Tesoro, cada argentino debe en promedio unos USD 8.987.


Un informe elaborado por la Fundación Libertad y Progreso en base a datos publicados por el Ministerio de Economía, mostró que a octubre de 2023 la deuda pública del Tesoro Nacional subió a USD 419.291 millones, alcanzando su máximo histórico. En noviembre de 2019, el endeudamiento bruto del Tesoro Nacional era de USD 313.299 millones. En otras palabras, el gobierno de Alberto Fernández aumentó la deuda en un 33,8%.

El aumento del endeudamiento también ha sido récord histórico. En los 46 meses de la gestión de Alberto Fernández la deuda bruta subió USD 106 mil millones. Más de un tercio de la suba, unos USD 38.517 millones (36% del total), se dio durante la gestión del actual ministro Sergio Massa. Si además sumamos el juicio por la estatización de YPF, por unos USD 16.000 millones, entonces el incremento de la deuda llega a unos USD 122 mil millones.

Esta cifra es sólo comparable con el incremento de USD 101 mil millones durante la administración de Cristina Fernández, la segunda mayor suba histórica de la deuda. Cambiemos, por su parte, la incrementó en USD 65 mil millones. Teniendo en cuenta que en diciembre de 2015 se transparentaron deudas atrasadas y no contabilizadas en las estadísticas del Ministerio de Economía por USD 26.000 millones, correspondientes al juicio con los hold-outs, juicios en el CIADI y deudas en el marco del Plan Gas.

Solo por la deuda contraída por el Tesoro Nacional, cada argentino debe, en promedio, unos USD 8.987, unos 1.850 dólares más que en diciembre de 2019 (+26,0% en la administración de Alberto Fernández). No es casualidad pues en los últimos cuatro años el Tesoro convivió con un persistente déficit fiscal que debió financiarse con endeudamiento y emisión monetaria.

En dólares constantes, es decir ajustando por la pérdida de valor de la moneda estadounidense a lo largo del tiempo, la deuda pública también alcanzó su máximo histórico. En comparación con el año anterior, el incremento fue de 2,7% y si se compara con el 2019, el aumento llega a 10,3%.

Por su parte, la deuda per cápita también alcanzó su máximo histórico, superando el pico previo de 2018.

Además, cuando se analiza la composición del endeudamiento del Tesoro se observa que el 64% es en moneda extranjera (81% en dólares, euros, 16% en Derechos Especiales de Giro y el restante 3% en otras monedas) y solo el 36% es pagadera en pesos. Y de ese 36% en pesos, el 58% posee cláusulas de ajuste por precios o tipo de cambio.

El equipo económico de la Fundación señala que la herencia del endeudamiento argentino es “sumamente preocupante” porque además el país tiene los mercados internacionales de crédito “virtualmente cerrados”. El riesgo país de Argentina es el más alto de América Latina, con 2.120 puntos. Solo superado por Venezuela (19.410 puntos). Este escenario ocurre luego de una reestructuración de la deuda pública en moneda extranjera en el año 2020, el lanzamiento de un nuevo programa con el Fondo Monetario Internacional en el año 2022 y los sucesivos canjes de títulos en moneda local.

El desafío central para que Argentina pueda retornar a los mercados de crédito, refinanciar y empezar a reducir el endeudamiento, es cortar de raíz con la causa de la deuda pública que es el déficit fiscal. La próxima administración heredará un resultado primario negativo en torno al 3% del PBI y uno total de 5%. Si se avanza rápidamente al equilibrio presupuestario, esto permitirá reducir los niveles de riesgo sobre la deuda soberana argentina y potencialmente reabrir los mercados internacionales de crédito.

Lautaro Moschet, economista de la Fundación Libertad y Progreso, dijo que “el incremento de la deuda se debe a un sistemático déficit fiscal. A su vez, esto provoca que el sendero de vencimientos sea insostenible, ya que el Estado argentino se muestra cada vez más insolvente". Y agregó: "La consecuencia directa es el aumento en el riesgo y, en consonancia a ello, de la tasa de interés. Esto dificulta a su vez al crédito y a la inversión, generando dificultades de crecimiento. Para cambiar las cosas, es indispensable que el próximo Gobierno logre encausar la solvencia del Estado Nacional lo antes posible”.

Eugenio Marí, economista jefe de la Fundación Libertad y Progreso, añadió: “A la deuda del Tesoro hay que sumarle la del Banco Central, que lamentablemente no gozó de una independencia efectiva en estos años. Las reservas netas del BCRA cayeron en USD 23.384 millones, pasando de un positivo de USD 13.164 millones el 10 de diciembre de 2019 a un rojo de USD 10.219 millones actualmente. Mientras que el stock de Letras Intransferibles subió de USD 50.144 millones a USD 67.284 millones de dólares en lo que va de esta gestión”.

Además, Marí agregó que “el BCRA absorbió $23.461.301 millones de los ahorros de los argentinos vía emisión de deuda remunerada (equivalentes a unos USD 24.896 millones al tipo de cambio financiero)". Y concluyó: "Esta deuda equivale a 3 bases monetarias y tiene vencimientos de cortísimo plazo. Es así que, en las licitaciones de esta semana, vimos como el BCRA pudo renovar una proporción cada vez menor de las Leliqs que vencían (en la última subasta renovó solo el 10%). Y entre hoy y el 10 de diciembre vencen otros $8.137.523 millones”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias