sábado 18 de mayo de 2024 - Edición Nº1991

Actualidad | 21 nov 2023

Inmobiliario

Mercado Inmobiliario Argentino: una nueva etapa que renueva la esperanza

Un cambio de aire renueva la esperanza de la recuperación definitiva del mercado inmobiliario. Muchos fueron los golpes que han sufrido los vendedores y compradores y toda la cadena de valores de dicho sector.


Se ha castigado constantemente a quien invierte en la Argentina, a quien produce desde el primer ladrillo hasta quien entrega la llave de un departamento a sus nuevos dueños.

El populismo en diferentes etapas se olvidó de uno de los principales pilares de la economía argentina, que no es más ni menos que la cadena de valores del Real Estate. Debemos recordar que quien invierte sus ahorros en un inmueble está confiando en el presente y en el futuro del país. Está invirtiendo en suelo argentino.

A lo largo de la historia, el cambio constante de reglas de juegos forjó desconfianza, tristeza y desesperanza. Pero mucha gente continuó confiando, aunque la falta de crédito, la inflación que destruyó la capacidad de ahorro en los argentinos, dejó a una buena parte de los ciudadanos sin posibilidades de acceder a la vivienda propia.

A partir del 10 de diciembre de 2023 llega un nuevo gobierno inspirado en el pensamiento de Alberdi, Belgrano e ideas liberales basadas en brindarle herramientas a la población para poder lograr objetivos.

El camino no es fácil, aunque con convicción y un buen equipo los resultados pueden darse en corto tiempo.

La inflación es el eje central del problema. Te genera imprevisibilidad, la imposibilidad de ahorrar y proyectar. No saber cuál va a ser el futuro y en muchos casos si vas a tener disponibilidad para el consumo del mes o de la semana o del día.

Resolviendo la cuestión inflacionaria, el argentino recupera la capacidad de ahorro. Con la implementación de un sistema de créditos que tenga destinatarios cooperadores que realmente lo necesitan. Es decir, requisitos que no sean excluyentes y una cuota posible de pagar a lo largo del tiempo.

Inflación es el sometimiento que te impide poder avanzar y proyectar como ciudadano. Por ello que a medida que se avance seriamente en la resolución de estos problemas, comenzarán a verse soluciones de forma directa a la problemática habitacional que hay en la Argentina.

La esperanza de que estos cambios se produzcan con celeridad genera expectativa en compradores y vendedores. La posibilidad de ahorrar y acceder a la vivienda propia debería dejar de ser un sueño y transformarse en una realidad de una vez por todas, como ocurre en la mayoría de los países donde se llevan adelante estos programas económicos.

Al incorporar a millones de personas al Mercado Inmobiliario Argentino a través de créditos hipotecarios, se motoriza no solamente la venta de los inmuebles usados sino también la demanda de inmuebles a estrenar en todo el país. Eso significa un crecimiento absoluto de la demanda de insumos provistos por la industria nacional como así también la mano de obra. Esta demanda no se generaría solamente en las grandes urbes si no en cada rincón de la Argentina.

La recuperación de la confianza

La expectativa que propician estas nuevas ideas va generando recuperación de la confianza. El temor de transformarnos en un país donde la propiedad privada sea una cuestión relativa, al mejor estilo bolivariano, ha quedado atrás, y eso es una muy buena noticia para el mercado inmobiliario.

La confianza y la previsibilidad también es una cuestión central para quienes desean invertir en inmuebles. Muchas personas están invirtiendo los ahorros de toda su vida, muchos años de trabajo, o aquel dinero que tenían por alguna contingencia económica que como todos conocemos la Argentina en las últimas décadas siempre ha estado expuesta a ruidos en la economía.

Un proyecto con reglas claras, donde se respete la propiedad privada y en vez de espantar al inversor como se ha hecho con la destructiva Ley de Alquileres, se lo incentive a invertir en suelo argentino. Porque una ley opresiva lo que genera es desinversión y un programa incentiva la inversión y les da la oportunidad a millones de argentinos de acceder a la vivienda a través de créditos; genera mayor demanda y eleva la confianza en el mercado.

Esta nueva etapa brinda una gran expectativa; por un lado, del pequeño porcentaje de propietarios con disponibilidad. A medida que vayan recuperando la confianza en el mercado, van a volver a la cancha en los próximos meses a concretar sus proyectos. Por otro lado, quienes hoy no tienen la posibilidad de ahorrar, esperan con ansias que un nuevo programa económico le gane a la inflación y así recuperar la capacidad de ahorro para que a través del crédito, puedan acceder a la primera vivienda.

Esto no se trata de partidos ni de ideologías, se trata de darle herramientas a la población para que pueda avanzar. Cuando una persona puede ahorrar es libre de poder elegir qué hacer con su dinero, y si tiene la herramienta para acceder a una primera vivienda, el mercado inmobiliario va a ser mucho más grande y volverá a hacer uno de los principales pilares de la economía argentina.

Por Diego Migliorisi (abogado - corredor inmobiliario. Magister en Comunicación política y electoral. Escritor - analista político - especialista en altas tecnologías, seguridad y vivienda. Fundador de AALCC y 1770 Argentina Manuel Belgrano)

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias