martes 09 de agosto de 2022 - Edición Nº1343

Deportes | 6 ene 2022

Deportes

Con su criterio y conducta, Djokovic ganó el Gram Slam de la humanidad, a pesar de que el Gobierno australiano rechazara su VISA en una clara maniobra política

Luego de recibir una exención médica para disputar el Abierto de Australia, Novak Djokovic arribó este miércoles al país australiano, pero las autoridades le cancelaron la VISA ya que no pudo demostrar el permiso que le dieron los organizadores por no estar vacunado. Nole apelará esta decisión.


Djokovic aterrizó en suelo australiano con la firme convicción de poder competir en el primer Grand Slam del año, pero a la hora de los controles migratorios para ingresar al país, no pudo lograrlo, fue demorado y se le pidió que “viaje a Serbia” en el primer vuelo.

Mientras Nole aguardaba por una respuesta ante la apelación de sus abogados, se lo alojó en una habitación del Park Hotel Melbourne -alberga a los detenidos que fueron trasladados a Australia desde la isla de Manus y Naur-. El propio tenista calificó como “infame” este accionar de las autoridades. Además, vale resaltar que no sólo estuvo demorado y aislado durante 8 horas, también se lo dejó incomunicado de su familia.

Su padre, Srdjan Djokovic, manifestó que la negativa de su hijo a vacunarse contra el Coronavirus representa “una lucha por la libertad en el mundo". Y completó: "A partir de este momento, Novak se convirtió en un símbolo y es un líder del mundo libre, el de los países y pueblos pobres y oprimidos”. Asimismo, profundizó: “Novak es el Espartaco del nuevo mundo que no tolera la injusticia, el colonialismo y la hipocresía, pero lucha por la igualdad de todas las personas del planeta”.

Las autoridades australianas, lo trataron como a un criminal y lo deportaron cómo si fuera un delincuente. ¿Para qué lo hicieron ir? Si había algún tipo de error lo podían suplir porque se trata de una figura; más aún con todo lo que había pasado anteriormente. Pero no hubo voluntad de hacer nada, sino que había intención de perjudicarlo. Muchos políticos o funcionarios australianos le tienen bronca de que, al ser una figura del deporte mundial, no se quiera vacunar; ya que los mismos están metidos en todas las unidades de negocios que genera el COVID-19. Por tanto, muchos prefieren que no juegue y que tanto él como los organizadores del certamen se vean perjudicados.

A su vez, hubo un mal manejo de los organizadores de la competencia porque le podrían haber aclarado que ellos le daban un permiso para que juegue el torneo sin estar vacunado, pero le tendrían que haber comunicado que el Gobierno no lo iba a dejar entrar. ¿Para qué lo hicieron viajar?

Está claro que Djokovic no cree en las vacunas y, por el momento, ha decidido no inocularse y esperar. Mientras tanto, si se tiene que perder torneos como el anterior a este (ATP Cup) y el primer Grand Slam, lo hará… Está mostrando un costado humano que otros deportistas no lo hacen.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias