martes 21 de septiembre de 2021 - Edición Nº1021

Exterior | 15 sep 2021

Internacional

Continúan las marchas de la bronca en Europa, contra la dictadura político-sanitaria

Los habitantes de varias ciudades de Francia e Italia, siguen llevando adelante distintas manifestaciones en contra del pase sanitario que se ha implementado en el Viejo Continente. Ya llevan nueve sábados consecutivos de autoconvocatoria para mostrar su descontento y desaprobación para con la medida impuesta por Emmanuel Macron, en el primero de los países mencionados.


Como ya hemos destacado en Expreso News, Francia ha sido uno de los países pioneros que puso en vigencia la ley que exige que su población cuente con el famoso certificado sanitario para acceder a determinados lugares públicos como bares, restaurantes, cines, teatros, museos, hospitales e incluso para los transportes de larga distancia como aviones, trenes y micros.

El pasado sábado, más de 120.000 franceses tomaron impulso y salieron a las calles de Lille, Clermont-Ferrand, Montpellier, Niza, Rennes, Toulon, Burdeos y París -entre las ciudades más destacadas- para alzar su voz y mostrar su disentimiento para con las medidas impuestas por Macron. En este sentido, médicos, enfermeros, auxiliares de enfermería y fisioterapeutas, se sumaron con su asistencia pensando en que, desde hoy -por el miércoles- deberán estar inmunizados de forma obligatoria dado que, en caso contrario, podrían ser suspendidos de sus respectivos trabajos.

En Italia, en tanto, representantes sindicales, profesores y diversos manifestantes, se concentraron frente al Ministerio de Educación italiano en Roma, para protestar contra la obligatoriedad en la inoculación y, consigo, la imperiosa necesidad de contar con el certificado sanitario incluso para poder ingresar en los colegios.

"La escuela no tiene derecho a evaluar la efectividad de las vacunas, pero tiene el deber de denunciar el peligroso giro autoritario de un Estado que evade sus deberes y criminaliza a los ciudadanos. El pase sanitario es un instrumento ilegal e ilegítimo de chantaje, control y exclusión social. Es discriminatorio e inadmisible", se recitó en los panfletos para la convocatoria a la manifestación organizada por la Coordinación Nacional de Maestros y el sindicato ATA.

Por el contrario, el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, confirmó que no se aplicarán los pasaportes de vacunación, dejando atrás aquellos planes para impulsar a la población a que esté inoculada para tener acceso a clubes nocturnos, cines y campos deportivos, entre otras actividades. Esta decisión fue tomada luego de llegar a la conclusión de que sería "una concesión significativa a los conservadores que se habían quejado de que hacer obligar a la gente a contar con los pasaportes de vacunación, crearía un grupo de ciudadanos de segunda clase", según se informó en medios locales.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias