domingo 13 de junio de 2021 - Edición Nº921

Social | 1 jun 2021

El garantismo es sinonimo de inseguridad

Un policía relató por redes sociales una situación que lo tocó vivir en carne propia relacionada al asesinato de una mujer por medio de un robo, comentó las sensaciones del hecho y dejó en claro todas las irregularidades que atraviesa el rubro de la seguridad en el país.


La cuenta de Facebook “Policias de Corazon” se encarga de exponer la labor de los efectivos policiales en todo el país, pasando desde hechos agradables hasta los más penosos cuestionados por toda la sociedad. En los últimos días, una publicación tuvo una interaccion infernal en cuanto a los likes y a los comentarios.

Según cuenta un policía, recluido en el anonimato, observa cómo un delincuente le roba las pertenencias a una mujer que estaba con su hija en un negocio y, antes de retirarse del lugar, la ejecuta. Ante semejante hecho aberrante, el efectivo pensó internamente: “No tengo apoyo de nadie, ni del lugar donde trabajo, no tendré carrera, el Ministerio del Interior no me defenderá, el Poder Judicial buscará sentenciarme, la legislación está siendo adulterada, la sociedad me condena. Mi familia me espera en casa”.

El ladrón se llevó el alma de una madre y destruyó la vida y sueños de esa familia. “No tuve que ver al ministro expresando que fui irracional al impedir que el victimario matase a una mujer por un bolso ‘porque él es un pobre victima de la sociedad y tiene derechos y necesidades’. No tuve que escuchar al presidente del Poder Judicial, diciendo ‘ese policía sólo sabe meter palo y disparar’. No leí en las redes sociales el desprecio de la sociedad enceguecida en contra de la Policía”, describió en el muro de facebook.

Y continuó: “No vi las manifestaciones de los organismos de derechos humanos reclamando justicia e indemnización para la familia de la pobre muchacha, muerta vilmente a manos de la policía represora, poco preparada y que actúa precipitadamente, a la vez que pide encarcelar al policía por abuso de poder. Tampoco observé la falange de la prensa haciendo sus cadenas de noticias desacreditando la labor policial. Mi arma no me fue retirada y no estuve seis meses sin poder trabajar, mientras deciden si voy a prisión o no. Tampoco tuve que pagar con mi dinero a un abogado para que me defienda por tan sólo cumplir con mi trabajo. Sí, yo estuve allí, pero fue como si no hubiese estado”.

El efectivo policial, cuyo accionar ante un hecho de semejante envergadura se repite en numerosas ocasiones en nuestro país, concluye: “El problema será cuando toda la policía actúe así. La inseguridad será mayor aún, el caos lo gobernará todo. El miedo a ir a trabajar, llevar a nuestros hijos a la escuela, ir al mercado, el temor nos acompañará y se sentará en la mesa con nosotros. Hemos perdido el norte. Hemos transgredido valores, principios y funciones. Llamamos bueno a lo malo y malo a lo bueno. Permitimos que cualquiera investigue, el fiscal no es investigador de profesión, su verdadera profesión es abogado, por eso sueltan a los delincuentes, el verdadero investigador en todo el mundo es  EL POLICÍA, nadie más; por eso la delincuencia crece cada vez más”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias