domingo 11 de abril de 2021 - Edición Nº858

Exterior | 29 mar 2021

El Papa Francisco celebró la misa del Domingo de Ramos en presencia de unos pocos fieles

El papa Francisco celebró la misa del Domingo de Ramos, que marca la entrada en la Semana Santa, y rezó el Ángelus en presencia de un reducido número de fieles invitados en la Basílica de San Pedro del Vaticano.


La tradicional procesión de los fieles portando ramos de olivo fue cancelada para cumplir con las normas sanitarias y Francisco los bendijo a distancia desde el altar. “Hemos entrado en la Semana Santa. Por segunda vez vivimos en el contexto de la pandemia. El año pasado estábamos más conmocionados; en este estamos más afectados. Y la crisis económica se ha agravado”, dijo el pontífice.

“Se trata de una situación histórica y social que conlleva problemas de carácter físico, psicológico y sobre todo espiritual que siembran desconfianza y “desesperación”, explicó. Y añadió: “A lo largo del Vía Crucis cotidiano, nos encontramos con los rostros de tantos hermanos y hermanas en dificultad: no pasemos de largo, dejemos que nuestro corazón se mueva a compasión y acerquémonos”.

Francisco también pidió “rezar por todas las víctimas de la violencia, especialmente por las víctimas del atentado perpetrado ayer a la mañana en Indonesia frente a la catedral de Makassar”, en donde al menos 14 personas resultaron heridas.

Hace un año, la primera ola de la pandemia de COVID-19 arrasó Italia. El Papa celebró solo, en una basílica desierta, el Domingo de Ramos, que conmemora la entrada de Cristo en Jerusalén. Dicha imagen se ha convertido ya en un símbolo del silencio y el vacío en los que la pandemia ha sumido al mundo.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias