domingo 11 de abril de 2021 - Edición Nº858

Nacionales | 28 mar 2021

El efecto Soria afectó a Cristina

Es un hecho de tipo histórico, una clara marcación de cancha y poner un limite al avance del famoso “Vamos por Todo”. O dicho de otra manera, representaría un verdadero golpazo a los fines y objetivos de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Martin Soria, luego de que lo hayan nombrado nuevo ministro de Justicia de la Nacion consiguio que la oposición en el Consejo de la Magistratura se uniera, dejara toda diferencia de lado y le impidiera al kirchnerismo poder nombrar jueces en Comodoro Py.


Nombrar jueces requiere una mayoría de dos tercios en el Consejo, sin embargo, el oficialismo no los consiguió luego de haber dividido a la oposición en otros momentos con su tan clásica estrategia del “Divide y Reinaras”. El “efecto Soria”, como muchos lo denominan,  logró exactamente lo contrario a lo buscado por la vicepresidenta al elegirlo. Porque finalmente se unieron todos los opositores, a excepción de Graciela Camaño que nunca integró ese bloque y que transita en un ir y venir peligroso entre lo que antes decía y defendia, y lo que hoy no dice pero defiende. De ahora en adelante, Cristina Fernandez de Kirchner no podrá elegir los jueces que más le convengan ni podrá perseguir, juicio político mediante, a quienes pongan en riesgo sus propios intereses y los de su grupo político de referencia.

La clave del nuevo escenario le corresponde al cambio del consejero juez Ricardo Recondo, que anuncio a los propios que no está dispuesto a volver a negociar nombramientos con el kirchnerismo. El argumento esta marcado en que no es posible confiar en que los acuerdos vayan a cumplirse.  Y el acento de dicha duda está puesto en la devaluada palabra y accionar del mismísimo presidente.

El Consejo de la Magistratura tiene abiertos los concursos para nombrar a dos camaristas y tres jueces de Comodoro Py. Según la Constitución, los consejeros le elevan ternas al Poder Ejecutivo y el presidente elije de esas a los futuros jueces. Los acuerdos, históricamente, consistieron en definir antes de que los concursos sean aprobados por el Consejo, a qué jueces va a elegir el Ejecutivo de cada terna. Ante esto, Recondo, que tiene detrás la presión de sus “bases” (la lista de la Asociación de Magistrados más crítica del kirchnerismo), sospecha que el presidente ya no puede garantizarles ni su propia elección.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias